Nuevas coníferas resistentes a la banda roja y banda marrón en Viveros Mañente

La cryptomeria japónica es una alternativa al pino radiata en zonas afectadas por las enfermedades de las bandas y el fusarium. Introducida ya en Francia, se está plantando mucho en los últimos años en el País Vasco con muy buenos crecimientos

 

Hoy os queremos presentar una nueva variedad de conífera por la que Viveros Mañente va a apostar de cara a la próxima campaña. Se trata de la cryptomeria japónica, una conífera endémica de Japón, donde se conoce con el nombre de sugi.

La producción de cryptomeria japónica en Viveros Mañente supera ya el medio millón de plantas al año. Su destino para uso forestal esta principalmente encaminado al Norte de la península Iberica.

 

«La producción de cryptomeria japónica en Viveros Mañente supera ya el medio millón de plantas al año. Utilizamos genéticas locales, de manera que ya son plantas adaptadas a la zona norte de España»

 

Llevamos cuatro años produciendo planta de cryptomeria o cedro japonés, que se está plantando sobre todo en el País Vasco como alternativa al pino radiata en zonas donde ha aparecido la banda roja y la banda marrón, que ataca mucho al pino insigne, la variedad de referencia en la zona.

Estas enfermedades prácticamente han imposibilitado la repoblación con radiata en el País Vasco, por lo que se está probando la cryptomeria, que tiene muy buenos crecimientos. Es una alternativa al pino insigne en zonas afectadas por estas enfermedades. En Viveros Mañente llevamos ya cuatro años produciéndola y cada vez con más fuerza. Utilizamos genéticas locales, de manera que ya son plantas adaptadas a la zona.

 

«Su lugar de origen es Japón y allí es una de las maderas más empleadas»

 

Nos encontramos ante una especie de la familia de las taxodiaceas, que es una conífera, y entre otras características resiste a Bandas y Fusariun. Tienes usos para la industria de la madera y está en pleno estudio y expansión. Se han realizado plantaciones en la región de Bretaña y en la zona de Pirineos Atlanticos, en Francia, y se están obteniendo buenos resultados.

 

Se adapta a todo tipo de suelos

Esta especie es indiferente a la naturaleza del suelo en cuanto al pH y disponibilidad de nutrientes, pero exigente en humedad, tanto en el suelo como en el aire. Se observa una preferencia por zonas no demasiado frías (temperatura media superior a 8-10ºC), precipitaciones anuales superiores al menos a 1.100 mm. Se caracteriza asimismo por resistir bien la acción del viento.

 

«Dependiendo del uso su turno oscila entre los 25 y los 40 años y el crecimiento supera al del pino insigne»

 

El crecimiento en condiciones normales está entorno a 23 m3 /ha/año, frente a unos 15 m3/ha/año del pinus insignis. Sus usos principales son para pallet y trituración, aunque en Europa ocasionalmente se utiliza para ebanistería. La densidad de plantación se recomienda del orden de 1.100 pies/ha en marcos de plantación de 3×3 ó 4×2 m.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *