Buscando máxima rentabilidad, criterios de gestión de plantaciones

La implantación de una plantación forestal debe estar fundamentada en la planificación y en la adopción de decisiones con criterios objetivos, en base a informaciones técnicas y económicas, pues los retornos financieros de los plantios forestales tienen lugar en un espacio de tiempo mayor que los derivados de otro tipo de inversiones.

 

Las inversiones en plantaciones forestales, independientemente de su tamaño, tienen como objetivo generar retornos económicos. Por lo tanto, deben ser analizadas, como en cualquier otra actividad con fines comerciales. Por este motivo, es indispensable que preceda una fase de planificación, donde es necesario definir qué especie va a ser plantada y la finalidad de corta, en función de la localización del plantio en relación al mercado consumidor, así como evaluar los precios actuales, las tendencias futuras y el tiempo de retorno de la inversión.

Por lo tanto, antes de invertir, es necesario conocer las tecnologías y metodologías disponibles, para prever la mejor forma de implantar y manejar nuestra plantación forestal, así como disponer de datos relativos a nuestra parcela (productividad, costes) y al mercado (demanda, precios, tendencias futuras).

 
«Todo establecimiento agrícola o forestal productivo, independientemente de su tamaño, necesita generar retorno económico para ser viable»
 

Todo establecimiento agrícola o forestal productivo, independientemente de su tamaño, necesita generar retorno económico para ser viable. Como no se gestiona aquello que no se mide, los costes de producción y los ingresos esperados con las diferentes actividades desarrolladas en la propiedad constituyen variables significativas para su gestión de forma eficiente y para la evaluación de su rentabilidad económica.

 
Lo primero, hacer números

Gran parte de los productores forestales no posee ningún tipo de registro en lo que respecta a la planificación de la propiedad y a los valores generados en la producción. Por lo tanto, no consiguen evaluar con precisión cuáles son las actividades que posibilitan el retorno de las inversiones realizadas, en qué condiciones suceden estos retornos y cuáles son los factores más importantes que resultan en retornos mayores.

 
«Gran parte de los productores forestales no posee un registro de datos sobre la producción de cada parcela y los trabajos en ella realizados»
 

Para organizar la planificación, es necesario utilizar algunas técnicas y metodologías simples de administración, pero que estimulan la reflexión sobre cómo están siendo conducidos los trabajos y cuáles deben ser corregidos. Esta reflexión puede ser la diferencia entre el éxito y el fracaso de un emprendimiento.

 
«No se gestiona aquello que no se mide»
 

Se debe registrar el volumen de entradas y salidas financieras, y cuáles son los trabajos técnicos que más impacto generan en la rentabilidad de la actividad. A partir de esas informaciones, los productores rurales pueden administrar técnica y económicamente los puntos fuertes y débiles de su sistema de producción, adecuándose a cambios necesarios para la mejoría de la renta de las propiedades agrícolas o forestales.

 
Costes de implantación

La actividad forestal, como cualquier emprendimiento productivo, presenta una serie de costes inherentes la producción. Los costes de implantación y los gastos de gestión y mantenimiento de un plantio con especies de rápido crecimiento, como el eucalipto, pueden variar en consonancia con la región donde sea implantado.

Los principales factores de coste de una plantación son:

– Preparación del terreno y plantación, que varía en función del espaciado, determinando el número de plantas por hectárea.
– El volumen de insumos (fertilizantes y agrotóxicos) y de servicios necesarios (mano de obra y mecanización).
– Los costes de administración y el coste de la tierra (en propiedad, en alquiler, etc), que también pueden impactar significativamente en los resultados financieros

 
Buscando máxima productividad

La productividad esperada en un plantio forestal es otro factor de extrema importancia para la viabilidad económica de la inversión, afectando tanto a los ingresos brutos como al coste total de cosecha y transporte. Para obtener buena productividad, la elección de plantas de calidad y bien adaptadas a la región de plantación, así como la ejecución correcta de las operaciones de preparación del suelo, tratamientos silvícolas y actividades de protección forestal, son esenciales.

 
«La producción forestal debe hacer compatible obtener beneficios de la actividad y que esta esté en consonancia con un desarrollo rural sostenible que preserve los valores ambientales»
 

Para obtener el mejor retorno en los plantios forestales, es necesaria la utilización de materiales genéticos de calidad (principalmente planta que incorpore mejora genética) y de buenas prácticas de manejo, como abonado, control de plagas, desrama y desbaste, entre otras. Esos son factores esenciales para que haya un adecuado desarrollo de los árboles y el incremento anual de madera esperado, en consonancia con destino final de la producción de madera.

Es importante la planificación del uso de la tierra, utilizando prácticas conservacionistas de manejo de suelo, y considerar las características microclimáticas para la elección de las especies forestales a ser cultivadas
En la planificación, es muy importante que sea considerada la aptitud forestal de las parcelas, realizando la asignación de especies en consonancia con distintas posibilidades de diversificación de la producción, no excluyendo otras posibles actividades de la propiedad rural, y considerando la diversificación de cultivos y la preservación y conservación de los recursos naturales.

 
Análisis de las oportunidades de comercialización

La estrategia de comercialización que vaya a ser adoptada también debe ser objeto de análisis por parte del productor. Siempre es difícil definir el tipo de producto forestal que será mejor valorado en un plazo de 15 o 20 años. Se recomienda observar la situación de mercado actual y futuro en los alrededores del plantio, así como la existencia de industrias que consumen madera u otros subproductos en la región.

 
«Es importante que sean previamente verificadas las condiciones u oportunidades de comercialización de la madera y la existencia de cadenas productivas locales o regionales, que son los potenciales compradores para el destino y venta de la madera producida»
 

La existencia de mercados distantes no debe ser considerada, una vez que el coste de transporte es un componente significativo en el coste de la madera y puede reducir significativamente el precio recibido por el productor. En una época de alta competitividad, no basta tener un buen producto, es importante tenerlo disponible, es decir, cerca de donde se produce la demanda, para que llegue al mercado con un precio competitivo.

2 respuestas

  1. Me encanta, creo que es necesario profesionalizar estas inversiones, al igual que en otras (inmobiliario, acciones..etc..) es necesario medir rentabilidades de estes activos.
    ¿Vosotros trabajais la valoración de esto? ¿Teneis formacion o alguien que pueda asesorar?

    1. Hola Margarita,
      En Viveros Mañente disponemos de experiencia y de personal capacitado para poder asesoraros sobre cuál es la mejor especie forestal a plantar en función de las características de la parcela y el destino final de la madera, así como sobre abonado y tratamientos para lograr esos objetivos.
      Si necesitas ayuda, non dudes en contactar con nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *