Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia. Al continuar navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies

x
Inicio » Blog » ¿Por qué abonar una plantación de eucalipto?

¿Por qué abonar una plantación de eucalipto?

  May 9, 2018
  Publicado en Buenas prácticas, Eucalipto
  Etiquetado

La fertilización del cultivo debe ejecutarse en el momento de la plantación y cuando la planta tiene en torno a dos años. El abonado genera aumentos de producción de entre un 20 y un 50%.

Las plantas que reciben abono generan hasta un 40% más de raíces.

El abonado de una plantación de eucaliptos es un aspecto a cuidar, pues garantizará un crecimiento adecuado de las plantas, sin déficits nutricionales y con una mejor sanidad vegetal. En la planificación de la fertilización, hay que considerar las necesidades nutricionales de la planta y las características del suelo.


El aporte de abono acostumbra a hacerse en el momento de la plantación, pero también resulta conveniente hacer una fertilización de mantenimiento en torno a dos años después. La diferencia entre realizar estos dos abonados o no hacerlos es importante, pues la producción será entre un 20 y un 50% mayor en la parcela abonada, según diversos estudios.


Qué abono elegir para eucalipto


Para la fase de plantación, en Viveros Mañente aconsejamos un fertilizante NPK (Nitrógeno, Fósforo, Potasio) de liberación controlada que incluye boro y magnesio. Nuestra recomendación es emplear el ICL Agroblen Eucalipto NPK 8-28-7, que es alto en fósforo y boro, dos elementos que estimulan el desarrollo de las raíces y reducen la bifurcación del tronco. El boro aportará además mayor resistencia a sequías y heladas.


A los dos meses de la plantación, habrá que reponer los fallos y abonar de nuevo las plantas repuestas. En el segundo año del cultivo, aconsejamos realizar un desbroce para reducir la competencia del matorral por nutrientes y agua, así como ejecutar un abonado de mantenimiento.


Para esta segunda fertilización, recomendamos el abono ICL Agromaster Eucalipto NPK 22-5-22, con boro y azufre. Es también un abono de liberación controlada, que mantiene su efecto durante meses, pensado para desarrollar la copa y formar madera.


Abonado de una planta de eucalipto.

Cómo abonar una plantación de eucalipto


Para la aplicación del abono en la fase de plantación, el método adecuado consiste en realizar dos agujeros laterales a ambos lados de la planta, a unos 10-15 centímetros y con una profundidad también de 10-15 céntímetros. En cada agujero, echaremos 20 gramos del abono de liberación controlada.


Existe también la opción de efectuar su aplicación en el fondo del hoyo de plantación, sin que el abono toque las raíces, pero nuestra recomendación es abonar por medio de los dos agujeros laterales, ya que se posibilita un mejor aprovechamiento de los nutrientes.

En el abonado de mantenimiento, se aconseja un esparcido de forma manual en el área de proyección de la copa, en un círculo en torno a la planta de un metro de radio. La mejor época para el abonado es la primavera.


Las operaciones de fertilización, además de garantizar un mejor desarrollo de la plantación, contribuirán a mantener la capacidad productiva del suelo para futuros ciclos de cultivo, algo a lo que también contribuyen las hojas y ramas caídas de los eucaliptos, así como los restos de corta. Por eso, siempre aconsejamos triturar y conservar los restos de talas en el terreno.


Comparte esta entrada

El comentario ha sido insertado con éxito.
No será visible hasta que un moderador lo apruebe.

0 comentarios

Todavía no hay comentarios en esta entrada.

Comenta esta entrada

Google+ Twitter Youtube
Copyright © 2017 Viveros Mañente. Aviso Legal | Política de privacidad | Mapa Web